Una ruta estratégica para la comunicación
agosto 3, 2018
El líder sueña y despierta
agosto 14, 2018

Campeones de la paz laboral

Durante los últimos 15 años, en CIC – Cambridge Internacional Consulting, nos hemos dedicado a apoyar todo tipo de organizaciones públicas y privadas en el manejo de sus procesos de negociación internos y con terceros. En muchas de estas organizaciones, existe la creencia de que adquirir las herramientas de negociación, es un asunto solo de los más altos niveles gerenciales de la empresa, como parte de su preparación para enfrentar negociaciones con agentes externos a la empresa, proveedores, entes públicos, clientes o en última instancia con la competencia.

Sin embargo, nuestra experiencia nos dice que sin dejar de reconocer lo fundamental que es contar con gerentes muy bien preparados para negociar en cualquier instancia y en las más diversas situaciones, realmente donde se realiza la mayor cantidad de negociaciones y en muchas ocasiones las más importantes, son las que se generan a lo interno de las organizaciones, bien sean públicas o privadas.

En aquellas organizaciones medianas y grandes, especialmente del sector industrial, donde existen niveles supervisorios, cada vez se hace más evidente la necesidad de contar con gente muy bien entrenada para negociar y manejar conflictos. Los supervisores, viene a ser una capa intermedia que a diario tiene la misión no solo de hacer que los procesos se ejecuten de manera eficiente, sino que en gran medida son los responsables por amortiguar las tensiones que se generan entre el contingente obrero y la gerencia media de la empresa. Es en estos niveles donde por lo general se produce la mayor cantidad de conflictos y donde salen a relucir la deficiencia de los procesos de producción, muchas veces como producto de los problemas personales y familiares que el actual contexto genera en nuestras comunidades de menores recursos.

Tener supervisores muy bien preparados para negociar y prevenir conflictos innecesarios, es el mejor seguro para lograr la paz laboral dentro de las empresas. Cada uno de estos supervisores es sin duda un líder en funciones y requiere de herramientas prácticas para manejar procesos de comunicación y marcar en los equipos de trabajo una dirección clara y una capacidad de relacionarse con los niveles básicos de la empresa, donde de la manera más sencilla debe concretarse la visión y la misión de la organización.

Siempre nos preguntamos si los buenos líderes y los buenos negociadores nacen o se hacen, y como decía el Prof. Drucker… “nacen, pero nacen tan pocos que el resto tenemos que hacerlos”. Formar y escuchar a los supervisores de las organizaciones es formar campeones de la paz laboral.

Gustavo Luis Velásquez B.

 

Comments are closed.