El líder sueña y despierta
agosto 14, 2018
El liderazgo y el reto de adaptación
agosto 30, 2018

¿Empresa vs. Sindicato?

Una de las negociaciones más recurrentes hoy en día, son las que se dan entre los directivos sindicales y los diferentes supervisores y gerentes de las empresas. En la experiencia de CIC – Cambridge International Consulting, negociando numerosas convenciones colectivas, es común escuchar decir por parte de los sindicatos, que los supervisores y gerentes de las empresas maltratan a los trabajadores y no los respetan; al igual que es común escuchar a muchos empresarios y gerentes, afirmando que a los sindicalistas no les importa la empresa y que su único interés es acabar con ellas.  Estos son dos extremos de una visión según la cual empresas y sindicatos son enemigos y que por lo tanto entre ellos lo único que puede imperar es la confrontación.

Son varias las razones por las cuales encontramos muchos ejemplos de lo anterior. Una de las razones principales, es carecer de un método práctico para negociar y manejar sus diferencias. Simple y llanamente, las partes no saben cómo pedir de la otra parte las cosas que necesitan y en muchos casos lo hacen de la manera inadecuada; algunas veces exageran en sus peticiones y en otras ocasiones las rechazan de plano, sin olvidarnos de quienes exageran en el uso las emociones, amenazando o sintiéndose ofendidos ante los planteamientos de la otra parte.

En segundo lugar, muchos directivos sindicales y supervisores, piensan que por el solo hecho de ostentar un cargo, ya se tienen dotes y poderes especiales y por lo tanto la otra parte de plano nunca podrá tener la razón y menos aún capacidad de negociación. Esto va acompañado por lo general de la creencia de que saber mucho de un determinado tema, llámese laboral o gerencial, ya significa que la persona sabe negociar, lo cual por lo general no es cierto.

Nuestra experiencia en CIC – Cambridge International Consulting, demuestra que son sorprendentes los resultados que se logran cuando ambas partes, cuentan con una metodología de negociación que les permita manejar sus diferencias. No solo bajan las tensiones propias de cualquier proceso de negociación, sino que además permite un mayor flujo de información, y mejora la comunicación entre ambas partes, sin lo cual es imposible llegar a buenos acuerdos. Sindicalistas y gerentes terminan por comprender que con una visión de conjunto, logran generar más valor para los trabajadores y para la empresa, rompiendo así el viejo paradigma de que empresa y sindicato son adversarios.

Gustavo Luis Velásquez B.

 

Comments are closed.